.

.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Infinita


Ya no quiero pertenecer a un solo lugar, porque soy todas las fronteras que he cruzado, todas las distancias salvadas. 
Soy todos los pasos que he dado y los que están por llegar, pero sigo sin bandera.
No necesito dibujos en mi cuello que me recuerden dónde está mi corazón, porque mi corazón va conmigo, ha aprendido a ser nómada y tiene tantos hogares como latidos.
De repente, ya no necesito símbolos. Me arranco las raíces y camino descalza.

 
Pero... Vaya a donde vaya, tarde el tiempo que tarde en volver, siempre serás mi lugar favorito del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario