.

.

sábado, 25 de junio de 2016

Quizá


Y si me preguntas que a quién escribo estas palabras me inventaré cualquier historia, lo que sea, antes que mirarte a los ojos y reconocer que de tanto has pasado a ser mentira.

Te caíste del pilar que construyeron mis besos. Quizá fui yo quien te empujó.
Te caíste del altar que construyeron mis versos. Quizá te aburriste de ser musa.
Ahora tus palabras me agobian y desatan en mí la impotencia de no saber decirte que de tus labios solo veo salir palabras vacías, grises, como el humo del cigarro al que te entregas.
Me da pánico mirarte a los ojos y que veas la oscuridad que devora tu nombre, las flores marchitas en la tumba de aquella persona que fuiste y que me ayudó a deshacerme de mis cadenas, de aquella persona que fue desapareciendo poco a poco o que, quién sabe, tal vez nunca existió.
La culpa es mía por idealizar a las personas, por admirar en otros las cualidades que no tengo. La culpa es mía por haberte querido. Quizá sea eso, una mezcla entre vergüenza y rechazo, una dosis de despecho que se me atragantó meses después de no verte, cuando cerré los ojos y vi lo que habías significado para mí.
La culpa es mía, por asentir en silencio y camuflar mis ideas con una risita ingenua, mientras mastico las palabras que nunca saldrán de mi boca, al menos no para posarse en tu oído. He hablado de ti, a gritos, pero no contigo.
Sí, en parte es por el despecho. Pero también sé que mi rabia nace de ti, sin que tú lo sepas, por haberte mostrado ante mí cubierta de estrellas, deslumbrándome con tu luz, mientras que ahora… Ahora es noche cerrada y no hay una sola estrella que ilumine nuestras manos. Ahora, todo lo que admiraba de ti es un panteón en ruinas que no esperaba que se viniera abajo. Aún recuerdo su caída.

Ilustración de PedroTapa


2 comentarios:

  1. Un texto hermoso, todos nos hemos sentido asi en un momento. e encantó! Besos!

    http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  2. Quizá, quizá sea una buena manera esto de cerrar una puerta. Siempre hay que ver el lado positivo de las cosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar