.

.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Él es el único que mira a mis demonios a los ojos,
que coge el toro por los cuernos,
que calma a mis fieras con su voz.


Su calor es lo que más me gusta del invierno.

1 comentario:

  1. Amar el viento es maravilloso, pero son mucho más maravillosas las personas capaces de amar los huracanes...

    Salud!

    ResponderEliminar