.

.

miércoles, 25 de febrero de 2015


"Sería capaz de enamorarme de él si viviéramos en la misma ciudad".
Lo pensé cuando guardé tu número en mi móvil, cuando nos reencontramos en el calor de una noche de verano en la parada de Cruz del Rayo y también cuando quedamos cerca de Sol y tenía miedo de no reconocerte. Como si eso fuera posible.

Ahora que vivimos en días diferentes me parece gracioso lo cerca que parece lo que antes era lejano. Y el nuevo "lejos" que has creado con tu viaje nos lo comeremos a besos poco a poco y, de repente, no habrá diferencia horaria que pueda arrancarme de tus manos.
Granada te espera, amor, para que recorramos juntos aquellas calles que nos negamos al principio y que ya eran nuestras antes de conocernos.
Ven para que podamos demostrarles a todos que nosotros hacemos magia con las historias y que no tenemos prisa, porque sabemos que el mundo está ahí para nosotros.

Me enamoré de él. Y lo mejor de todo es que no necesité vivir en la misma ciudad, ni siquiera en el mismo país. Me enamoré de él porque sé que tarde o temprano nos cobraremos los kilómetros y los días que ahora distancian nuestros cuerpos, y cada segundo a un milímetro de su boca vale más que todas las noches a solas.


4 comentarios:

  1. Sin palabras. Me ha encantado. Corto pero intenso.

    Saludos,
    Lu

    ResponderEliminar
  2. Espero que estés disfrutando mucho de tu domingo, María. Quería agradecerte mucho que te tomaras el tiempo de pasar por mi blog y dejarme un comentario. No te preocupes por haberme contestado mas pronto o mas tarde, ya ves que yo misma vengo con un par de meses de retraso. Por otro lado, quería decirte que se me ha llenado el corazón con lo que has escrito, me parece precioso que dos personas apuesten por su amor a pesar de la distancia. Al final sentí un poco de angustia, noté la angustia de tener a alguien a dos centímetros y en escasas horas que se encuentre a kilómetros de distancia... Piensa que más lejos no podéis estar y, si habéis superado eso, podréis con todo.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Y que bonito es el amor, cuando llega así, cuando menos te lo esperas, donde menos te lo esperas, con quien menos te lo esperas. Un abrazo,

    http://elchicodelmetro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Qué texto tan bonito, me ha transmitido mucho.
    Un abrazo, tu nueva seguidora :)

    ResponderEliminar