.

.

sábado, 30 de noviembre de 2013

Te fuiste.

Te fuiste, y me dejaste la boca cerrada y las lágrimas secas en un cajón. Me dejaste sin líneas, sin palabras, sin caricias verdaderas. Tengo en las manos mil historias que nadie quiere escuchar, ni siquiera yo, porque no saben a nada y dejan la lengua acartonada si las besas.
Te fuiste y me apetece encenderme los dedos, llenar mi pecho de humo y echarlo todo lentamente, todo, incluido tu recuerdo. Las paredes no son blancas, están pintadas de nada.
Que no tengo que esforzarme para sentir tu fría chaqueta de cuero, su cremallera traicionera (menos que los botones de tu pantalón), tus labios, esos que acabé odiando porque más que besarme, me envenenaban.
Qué más dará dónde estés ahora, si ya nunca nadie volverá a ser el primero, y has dejado tus mordiscos debajo de mi ropa.
Joder, quiero gritarle a la luna, que sé que, aunque estés lejos, la miras igual que yo y, aunque parezca imposible, es la misma.
Quiero gritarte, quiero arrancarte mi alma de las manos, quiero que toda la culpa te caiga encima y te parta la espalda, la que solía ser mi favorita y ahora araña dios sabe quién. No me importa quién la arañe, ni quien se bañe en tus ojos azules. Sólo quiero volver a ser yo, la que era antes del frío, de las mentiras, antes de que me echaras al mundo desnuda, sin un puto manual de instrucciones para entender cómo funcionan las noches sin tus abrazos.
¿Qué haría un pintor sin pinceles? ¿Qué haría una bailarina sin piernas? Decirte adiós fue la mejor decisión de mi vida. Pero no puede empezar de cero alguien que no conoce los números, así como nadie con los labios secos puede sonreír.
No tengo piel, no tengo ojos, no tengo voz.
Las canciones ya no suenan, no me encuentro en los libros.
No quiero que vuelvas, no quiero verte, sólo necesito que me devuelvas lo que latía en mi pecho.

4 comentarios:

  1. ¡Vaya entrada! Esas cosas acaban superándose. El amor muchas veces puede volverse odio, y es inevitable que ocurra, pero el tiempo lo acaba curando todo y le da a las cosas la apariencia de "malos sueños".
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Que putada es cuando se van y se lo llevan todo. Por cierto, me dijiste que era de una ciudad cercana a la mía, de dónde eres?
    Un saludo.

    http://elchicodelmetro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Vamos se podría decir que andas en todos sitios! jaja Pues te dejo mi twitter por si te apetece seguirme por ahí (@maay_gt) :)

    ResponderEliminar
  4. Buen texto. Cargado de ira, y por ello mismo, hermoso. "... que toda la culpa te caiga encima y te parta la espalda...". Excelente.

    ResponderEliminar